Por. Lourdes Ma. Núñez Encinas.

A ti, que en medio de la desesperación tomaste el aborto como solución. Os habla el Rey:
Las preocupaciones, decisiones y penas, se encuentran más allá de tus sentidos. Son muy profundas, y reales. Son demasiado pesadas para una sola persona en un momento. Hay decisiones que encuentras como soluciones, y después, ellas son más profundas y dolorosas.
Tomaste la carga tu sola, decidiste por ti misma y te dejaste llevar. Cómo no me conociste antes.
Quiero que sepas que siempre puedo ayudarte a llevar tu carga, sea cual sea. Acércate y hablemos de tus sentimientos, de tus más íntimos pensamientos, del rechazo vivido, de la falta de apoyo, de la ausencia de TODOS, de la falta de perdón de los demás, y del tuyo propio.
Te sentiste débil, y eres tan fuerte.
Aquí estoy para decirte, que me entregues ese dolor, esa pena, que te perdones, que me permitas llenar ese vacío en tu corazón, con mi amor incondicional, mi amor que llena todo en todo. Mi amor que conoce tus más íntimos pensamientos, que restaura la paz y alegría en tu ser.
Te he perdonado, te tengo presente, acepta mi perdón que te baña de frescura, que quita cualquier culpa, cualquier condena. Mi perdón, liberta.
Yo dejo en lo más profundo del mar tus errores y no los volveré a recordar. Ven, lloremos juntos, hablemos de lo vivido, cuéntamelo todo por última vez, y empecemos nuevamente. Déjame regalarte mi néctar de amor. Quiero que me conozcas más, déjame enjugar tus lagrimas y con cada una de ellas limpiar esa herida, cuidarla, sanarla para florecer de nuevo, eres mi jardín fértil, no temas nunca al aroma de la flor, soy el jardinero que cultiva a tu lado el amor.
Acércate. Déjame abrazarte y permanecer así, mientras penetran en ti mis más calidas palabras y se multiplican, y florece nuevamente tu delicada presencia en nuestro hogar.
¡Hija mía! Nunca olvides que te amo.

Esto te hace saber el Rey.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.