El Mensaje del Rey 

¡DETÉN!  La rueda de las emociones dañinas

Por Lourdes Ma. Nunez Encinas

Reaccionar es natural.  Si alguien grita, te espantas.  Si un sonido llega abruptamente, te asombras.  Las emociones son como bombas llenas de energía emocional que pueden sacarte de balance.  Lo más importante es que aprendas de cada reacción, que te conozcas a ti mismo y el dominio propio entre al rescate. Puedes reaccionar de diferentes formas.  Algunas aceptables, otras no.

No permitas que las emociones te jueguen una mala pasada.

Controlar el carácter toma tiempo, toma pensamientos y determinación.

Lo ideal es que tu sentimentalismo, o debilidad emocional, tú brusquedad, necedad o fuerza bruta; NO sea quien gobierne.  

“No salgas a pleito presto, no sea que no sepas qué hacer al fin, cuando tu prójimo te haya dejado confuso” “Trata tu causa con tu compañero y no descubras el secreto a otro, no sea que te deshonre el que oyere” Pr 25:8-10

Establece tu reino.   ¡BALANCE!   Establece balance.  Desecha eso que te molesta y lastima, dale una forma y aviéntalo que se vaya fuera, creé y confía que lo sacas con autoridad.

¿Quién gobierna en tu alma? Si te gobernó por momentos el coraje, el resentimiento, rectifica. ¡BASTA! Ahora detén tambien la culpabilidad, para que no siga rodando en su inercia esta rueda sin fin. 

Debes detener la rueda, que sube y baja con el ánimo de dañar, ella encuentra argumentos a favor y en contra.  Finalmente quien sufre por éstos cambios eres tú.

¡Tú gobiernas! De otra forma estarías permitiendo que ésa fuerza te jale a ningún lado razonable.  Yo no lo permito, tambien depende de ti, no lo permitas tú.   Levántate con determinacion, con decision y amor a ti. 

Establece en primer lugar la paz en ti.  Buena voluntad, deja el pasado en el pasado, a todos los pensamientos que te lastimarón ¡quémalos!  Pídeme que quite esas raices, que has encontrado. Entrégamelas, déjame quitarlas todas. 

Alguien te lastimó y por esa razón reaccionas así.  Detente, ámate, ven a mis brazos para que limpie el jardín donde es plantado ahora tu amor por ti mismo, tu gozo de estar en el reino, tu dominio, el carácter que te corresponde, porqué eres mi hijo. 

Cérca tu jardín, para que ninguna emocion negativa entre a pisarlo.   Qué ningún argumento “valioso” mueva nuestra alegría, templanza, ánimo, buen humor, gozo.

Que nada te haga dudar de tú valia y capacidad en el reino; por más ‘valiosas’ que parezcan las razones.   Bastate mi gracia, por que mi poder se manifiesta en tú debilidad.  

Permanece alegre en Mi, fuerte en Mi. Sé paciente contigo y caminemos juntos.


Esto te hace saber el Rey

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Facebook/elmensajedelrey
Twitter@elmensajedelrey
www.LourdesMaría.net