¿A quién beneficiaría una victoria de Ted Cruz?

De los tres punteros republicanos –Ted Cruz, Donald Trump y Marco Rubio—, Cruz es el que menos posibilidades tiene de vencer a la ex Secretaria de Estado en una batalla por la Casa Blanca en noviembre de este año.

Claro, muchos cuestionarán el hecho que Hillary Clinton apenas pudo vencer a Bernie Sanders en las primarias del Partido Demócrata en Iowa.  ¿Cómo es posible, entonces, que sea ella la finalista de los demócratas si Sanders le está pisando los talones?

Es más, las encuestas señalan que Hillary Clinton tiene una probabilidad mínima para apuntarse otra victoria en el estado de New Hampshire.  Todo sugiere que Sanders ganará con seguridad el 9 de febrero próximo.

Sin embargo, las encuestas también demuestran que Hillary Clinton tiene el campo libre en los otros estados.  El populismo de Sanders, el cual es bienvenido y elogiado, no ha alcanzado a persuadir al electorado demócrata en las ciudades cosmopolitas de los estados más poblados de la nación, especialmente de los grupos minoritarios.

En Nevada y el Sur de Carolina, estados en que se llevarán a cabo las elecciones primarias en unos 20 días, los dos demócratas estarán celebrando victoria.  Hillary Clinton seguramente se apuntará Nevada; el Sur de Carolina puede ser para cualquiera de los dos.

Posiblemente las elecciones que decidan al vencedor de los demócratas es el Super Tuesday del 27 de febrero.  El electorado de 14 estados más los votantes del protectorado de Samoa, estarán acudiendo a las urnas para elegir al candidato de su preferencia.

Si las cosas marchan como anuncian los estudios analíticos y las encuestas, Hillary Clinton estaría representando a los demócratas en las elecciones generales de noviembre después del Super Tuesday.

El “retorno” a la Casa Blanca de Hillary Clinton contra un candidato joven, coherente y “moderado” como Marco Rubio sería una batalla que finalmente decidiría la comunidad Latina en los estados considerados “swing states”, como Nevada, Nuevo Mexico, Colorado y Florida, entre otros.  Rubio es Cubano-americano, pero no es frecuentemente reconocido como “latino” por los México-americanos y otros grupos de latinos.

Si los votantes republicanos deciden llevar a Donald Trump a las elecciones generales, la batalla a la Presidencia se convertiría en un programa televisivo virtual.  Algunos sectores del voto independiente tenderían a apoyar las políticas anti-inmigrantes e intolerantes de Trump.  Muy lamentable, por cierto.  Empero, el apoyo de las mujeres y de los grupos minoritarios se inclinaría hacia Hillary Clinton.

Ahora bien, si Ted Cruz logra vencer a sus contrincantes en las elecciones primarias de los republicanos, Hillary Clinton tendría el camino a la Casa Blanca a su disposición.  Cruz, es un político joven que ha logrado llegar al poder gracias a las bases del Tea Party.

A diferencia de Rubio, quien también se consagró como senador debido al apoyo de este grupo, Cruz nunca abandonó la política radical de los “teteros”.  Por el contrario, durante su estadía en el Senado, se aferró tanto que, incluso, tuvo altercados políticos con representantes de su partido político.  Por eso, los medios de comunicación lo consideran como “outsider” del establishment del Partido Republicano.

En tal sentido, en un choque con Hillary Clinton, Cruz recibiría pleno apoyo de los Tea Party, de las bases del Partido Republicano, especialmente de los conservadores sociales, pero difícilmente aglutinaría el apoyo de los grupos minoritarios y del voto moderado.

Al final, una victoria de Cruz en las primarias de los republicanos facilitaría la llegada de la primera mujer a la Presidencia de la República.

Humberto Caspa, Ph.D., es profesor e investigador de Economics On The Move.              E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.