El joven emprendedor, radicado en Nayarit, creó su propia marca, Ron Automóviles de México y Diseño —registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI)—, con la que se propone fabricar automóviles de alta calidad y diseño.

México.- 5 de Octubre de 2016.- El diseñador industrial Carlos Iván Ron Magaña construyó el prototipo de un automóvil capaz de acelerar de cero a 100 kilómetros por hora en apenas tres segundos, con el objetivo de desarrollar y ofrecer en el mercado mexicano un modelo eléctrico, de alto rendimiento y prestaciones, a un precio accesible. 

El joven emprendedor, radicado en Nayarit, creó su propia marca, Ron Automóviles de México y Diseño —registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI)—, con la que se propone fabricar automóviles de alta calidad y diseño. 
 
“Estoy trabajando en un auto de altas prestaciones, eléctrico, económico y accesible, para tener un auto citadino, esto será fácil porque uno le mete más tecnología al performance; si le bajas rendimiento en velocidad y le subes rendimiento en consumo, tienes el perfecto auto citadino”,aseguró Ron Magaña.
 
 
Egresado de la Universidad de Guadalajara y becario de la maestría de diseño de transporte por la Scuola Politecnica di Design Milan, en Italia, Ron Magaña explicó que el prototipo que diseñó, además de ser tan veloz como automóvil de carreras, incorpora en su carrocería materiales ligeros y de altas prestaciones. 
 
“La característica más importante del prototipo es la aceleración del auto, no tiene igual porque no es tanto la velocidad tope, sino cuánto tarda en llegar a 150 kilómetros por hora, ya que va de cero a 100 kilómetros por hora en tres segundos con 350 caballos de fuerza (hp) y 800 kilogramos de peso. La fuerza que sientes al acelerar es similar a cuando despegas en un avión”, comparó el joven emprendedor.
 
De las pistas a las calles
 
El joven empresario destacó en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt algunas de las especificaciones técnicas del prototipo, que utiliza gasolina, aunque ya trabaja en la versión eléctrica.
 
“Modificamos los internos de varios motores, el primer prototipo que diseñamos montaba un K24 convertido a carburador, quité los inyectores y lo convertimos en carburado porque era más barato, y puse un carburador de cuatro gargantas y una bobina gigantesca. Seguimos con los motores 1.8 turbo de VW en posición longitudinal y modificaciones a la transmisión, pero estas no aguantaban la potencia”, resaltó.
 
 
Desde hace dos años, informó el diseñador, trabaja en el perfeccionamiento del prototipo, que actualmente monta un motor BR de seis cilindros y 2.9 litros, con turbo híbrido y modificaciones a la entrada de aire o intake, y al enfriador; además de que la carrocería es de fibra de carbono, estructura tubular sin costura y paneles de aluminio.
 
“El chasís es envolvente, tiene placas de seguridad y en el remoto caso que estalle, el clutch no golpea, si la flecha cardán se sale de su lugar, tiene un aro que la detiene; tiene un cinturón de cinco puntos, y para el impacto, está diseñado bajo una tecnología de los años setenta, ya lo he probado en modelos de computadora, lo he deformado y registra tolerancias aceptables”, resaltó.
 
 
Hecho en México 
 
Desde pequeño, Carlos Ron Magaña modelaba con plastilina autos a escala, con motores de gran detalle; a partir de ello, dijo, inclinó su formación hacia el diseño, que lo ha llevado a ganar concursos como el Latin American Car Design Contest Lamborghini Murciélago, donde obtuvo el segundo lugar en el año 2003, y el primer lugar en el 2004 del Latin American Car Design Contest Ducati CR, entre otros, lo que finalmente lo motivó a crear una empresa automovilística y con ello representar a México en esta industria. 
 
“Queremos ofrecer un producto que esté al alcance de todos los mexicanos. Mi competencia, el que hace juguetes como este, anda como en un millón 200 mil pesos y mi automóvil quiero que cueste menos y exportarlo; pero el objetivo es que México tenga su propia marca, porque México es perfecto maquilador, pero es el momento de promover el diseño nacional”, mencionó.
 
Ron Magaña aseguró que ha realizado investigaciones sobre dinámica del chasís y suspensión para hacer sus vehículos más eficientes, además de otras cuestiones de ingeniería automotriz que le permitirán hacer modificaciones y lograr la manufactura del modelo Ron RXX, que será el auto insignia de su empresa que ya ha patentado los diseños conceptuales con el folio 97512 y el de la marca con el registro MX/E/2014/005603, ante el IMPI. 
 
Fuente: (oronoticias.com.mx)